<
>

Al Everest en el nombre de la madre

Al Everest en el nombre de la madre


Valari Wedel, una inquieta madre de familia de Oklahoma City, siempre tuvo arrestos para compatibilizar su profesin de enfermera con una vida domstica estable y feliz, con su marido y sus tres hijas, y algo tan arriesgado como la escalada a las grandes cumbres. No es fcil ser mujer y abandonar el hogar cada cierto tiempo para hacer cima en montaas de alta dificultad como el McKinley (6.1190 metros), el Aconcagua (6.961 m.) O incluso atacar y alcanzar el ms bajo de los ochomiles, el Cho Oyu (8.201 m.). Sobre todo porque la propia Valari era consciente de que en ese mundo de las grandes escaladas una cosa lleva a la otra y el Everest siempre est presente en la vida de un montaero. Lo supo en el momento en que, siendo una cra, su padre le regal un libro sobre la expedicin de Ernest Shackleton al Polo Sur, una aventura que terminó siendo una de las historias más fascinantes de supervivencia humana en condiciones extremas. Aquel relato prendi en Valari una mecha que an hoy en da contina viva y que transmiti a su propia familia.

DEBES LEER:   New Orleans Pelicans vs Brooklyn Nets Live - NBA - miércoles 7 de abril de 2021

En 2013, tirando de ahorros familiares y consciente de que tendra que pasar ms de tres meses fuera de casa, acometi el gran reto: intentar escalar el Everest. Lo llevaba dentro. Complet la aclimatacin, alcanz el campo base, consigui algunas cumbres menores y subi a los campos de altura para cerrar el proceso de preparacin. Se observó fuerte y con la certeza de que lo conseguira con la ayuda y compaa de su marido, que también se encontró al pie de la Cascada de Hielo. Sin embargo, una noticia ms heladora que el propio viento del glaciar del Khumbu acab con sus planes. Colby, la mayor de sus hijas, haba recado en su cncer de pecho. La prioridad fue absoluta: volver a casa. Atrs qued un sueo pero comenzaba otro: curar a Colby.

La relación de la familia Wedel con el Everest no ha terminado pese a aquel contratiempo. Una de las hijas, Jess, quiere acabar el trabajo que no pudo ejecutar su madre hace ocho aos. Est a punto de tomar un avin con destino a Katmand donde se unir a una expedicin que la llevar, si todo va bien, a la cima del mundo. La historia no tendra mucho de particular de no ser porque en todo este tiempo la maldita enfermedad se ha cebado con la familia. Como su hermana, Jess ha padecido también un cncer. Un tumor en los ovarios del que, a tenor de su frentica actividad, parece plenamente recuperada. Porque ni la propia Jess sabe encasillarse como deportista. “Algo de todo”, confiesa a Primera Plana. “Corro, monto en bicicleta, soy una adicta al trail, hago ultramaratones, escalo, paso muchas horas en el gimnasio … Entreno seis das a la semana y muchas veces lo hago en doble sesin”.

Cuando estaba enferma jams imagin que sera capaz de hacer lo que hago ahora y esto me sirve de motivacin

Jess Wedel (superviviente de cncer y montaera)

Jess comenta, divertida, que tiene que aparselas para adaptar su territorio a las exigencias de la montaa: “Vivo en un sitio que es completamente llano. No tenemos ni una triste colina alrededor de casa. As que uno de mis entrenamientos ms habituales consiste en subirme durante horas a la mquina de steps (escaleras), con una mochila cargada a la espalda. Es la nica manera de recrear una situacin similar a la que me puedo encontrar cuando estoy escalando o cuando estoy haciendo las marchas de aproximacin a las diferentes cumbres “.

DEBES LEER:   Libertad vs Atlético Nacional EN VIVO hoy GRATIS con pronóstico y streaming

Porque Jess Wedel no es ninguna advenediza que se vaya a enrolar en una expedicin al Everest slo por honrar la memoria de su madre y conseguir lo que ella no pudo casi una dcada despus. El botn de cumbres de la montaera de Oklahoma es abundante: Aconcagua (Argentina), Chimborazo, Cayambe, Cotopaxi (Ecuador), Huayna Potosi, Cabeza de Condor, Pequeo Alpamayo (Bolivia), Orizaba (Mexico), Rainier, Hood, Adams, Whitney (Estados Unidos) y cientos de montaas de menor valor alpinstico alrededor del mundo pero que le han servido tambin para forjar una experiencia que le resultar fundamental a la hora de alcanzar la cima del Everest.

16174451655502

Por increble que parezca, la actividad deportiva de Jess Wedel se increment mucho ms despus de vencer a la enfermedad: “Mi carrera deportiva ha crecido desde que tuve el cncer. Cuando estaba enferma jams imagin que sera capaz de hacer lo que hago ahora y esto me sirve de motivacin para seguir adelante. En el ltimo ao he batido 11 de los tiempos ms rpidos en montaas y tracks, he corrido ultramaratones y he escalado muchas montaas “.

Si completar un tratamiento oncolgico ya es duro, hacerlo con la intencin de mantener un nivel deportivo alto pone en valor la resiliencia y mentalidad de quienes han pasado ese proceso. Jess Wedel quiere poner de manifiesto que las cosas no se consiguen de la noche a la maana y que no estamos ante un capricho sino ante un proceso: “Ponerme en forma tras el cncer me ha llevado AOS -ponlo as, en maysculas- Cuando termin el tratamiento quise volver a la normalidad muy rpido y termin enferma un ao ms. Par y despus, lentamente, volv a empezar con la ayuda de un entrenador personal y del equipo mdico. Creo que estar tan enferma me prepar para aguantar los entrenamientos largos y difciles “.

A Jess Wedel le diagnosticaron el cncer en 2016, cuando ella tena 27 aos. Estaba an reciente el episodio de la enfermedad de su hermana y, por supuesto, la expedicin de sus padres al Everest y su rpida vuelta a casa por culpa de aquel contratiempo. “Recuerdo despedirme de mi madre para que fue al Everest en 2013 y sentirme nerviosa por su seguridad, pero sobre todo emocionada de que estaba cumpliendo su sueo. Ella ha sido mi inspiracin en la escalada desde que tengo memoria y me encanta la forma en que siempre lo ha hecho “.

Mi madre fue a cumplir un sueo y no lo logr pero es mi inspiracin

Como suele hacerse entre montaeros, es normal que el inexperto le pregunte al veterano que ya ha estado all, as que Jess recibe los consejos … aunque no puede evitar ser una madre quien le hable y no un compaero de escalada: “Ella me recuerda que descanse, que confe en mi entrenamiento y que aproveche cada momento. Ambas sabemos lo frgil que es la vida y ambas sabemos que el hecho de estar vivas para tener esta oportunidad es suficiente. Ella me vio en mis momentos ms dbiles durante el cncer y me recuerda ahora, como entonces, que soy fuerte y que puedo hacer aquello que me proponga “.

No todo ser nuevo para Jess porque sus andanzas por el mundo, en busca de cumbres y aventuras, incluyen también algunas caminatas por el Himalaya. Ella ya ha estado en el campo base del Everest y tiene un recuerdo imborrable de aquello. Poco imaginaba que algn da volvera en una expedicin y no en un trekking turstico: “Fui capaz de llegar al base hace ya unos aos, pero estoy deseando volver a hacer la ruta. Amo la sensacin de caminar por la montaa y tener tiempo de pensar en todo lo que está por venir adems de ir conociendo a los sherpas “.

Mientras llega el momento de atacar la montaña, Jess reconoce que ha tenido que reprimir sus ganas de seguir entrenando y participando en carreras porque el lder y gua de su expedicin le ha recomendado guardar energías. Estuvo a punto de embarcarse en una carrera por el Gran Can del Colorado pero no sucumbi a la tentacin para llegar lo ms fresca posible a su gran cita deportiva. O su gran cita vital porque ella misma escrito ha lo que senta cuando tena que someterse a controles cada cuatro meses para comprobar que todo estaba en su sitio. La tortura psicolgica que supona esperar el diagnstico que le dara -o no- un tiempo ms de vida normal. Jess vena a decir que llevaba una vida tan intensamente porque no saba qu iba a suceder en los cuatro meses siguientes.

16174452257676

Adems de escalar, pinta y escribe

Las inquietudes de Jess Wedel van más allá de la alta intensidad deportiva que colma sus momentos de ocio. Es una reputada pintora y dice que los cuadros “son mi respuesta a una vida en la que encontró la urgencia de vivir”. Eso y sus reflexiones por escrito enriquecen una pgina web y unas redes sociales muy activas.

Suscrbete a la Newsletter de Fin de Semana de MARCA y recibe en tu correo electrónico, sbados y domingos a primera hora de la mañana, los reportajes, entrevistas y gráficos en profundidad de MARCA y los de su suplemento dominical ‘Primera Plana’.

.

Etiquetas

, ,

Siguiente

Deja tu comentario