<
>

Contrario a lo que se suele pensar, Internet revitalizó a la industria cinematográfica – DeportesEnVivo


La 1990 trajo un nuevo medio de distribución de películas. En un principio, la accesibilidad en línea de las producciones audiovisuales dependía del costo de la conectividad y el ancho de banda. Internet no solo alimentó sino que influyó en la industria cinematográfica como factor significativo en el crecimiento del alcance masivo. Ha contribuido en gran medida tanto positiva como negativamente, pero no podemos dudar en algo: la expansión es más beneficiosa que la contracción.

El afianzamiento de internet ha apoyando la llegada y posterior desarrollo de películas de bajo presupuesto, potenciando así a nuevos cineastas y actores. El número de usuarios de Internet se encuentra actualmente en una meseta, pero desde principios de la 1990 a hoy no ha dejado de crecer en todo el mundo. Esta superpoblación ha sido guiada por una serie de factores que incluyen la caída de los precios de la conectividad, el avance de las tecnologías y la globalización.

Desde 2017alrededor de 4 mil millones de personas están conectadas a Internetsiendo más de la mitad usuarios constantes. A medida que aumenta el número de usuarios de Internetla audiencia de los contenidos audiovisuales aumenta significativamente. La distribución de películas se ha vuelto gratuita para las empresas, ya que los consumidores en línea las buscan. Plataformas como YouTube ofrecen contenido generado por el uso en el que los cineastas aficionados, ávidos por llevar su contenido a una audiencia global hambrienta de contenido. ¿El punto? Altruismo en un comienzo, vista de negocio e impulso de carrera hacia el éxito en la actualidad.

Tal vez, la personalización del contenido es lo que hace a Internet la gran plataforma deseada. Ver producciones audiovisuales en familia fue común desde la 1950 hasta la de 1990; los canales de distribución, como el televisor o el cine, son estáticos. Frente a ello, ahora el entretenimiento es dinámico, portátil; los teléfonos con acceso a Internet y otros dispositivos que dominan el Siglo XXI abrieron el paraguas. Cada persona de una familia puede acceder a películas diferentes al mismo tiempo utilizando sus cuentas en plataformas transmisión como Principal, Hulu o netflix. Y no solo eso: la transferencia de datos de Interneten alza en estos momentos, admite la reproducción simultánea de múltiples programas de televisión y películas en una plataforma global.

DEBES LEER:   7 tensos filmes policiais que vão te deixar vidrados

Por el lado de la industria, que las personas puedan elegir lo que quieren ver en función del contenido individualizado se ha visto siempre con buenos ojos. Ejemplos hay muchos. Desde los directores que pueden acceder a la financiación debido a la cantidad de espectadores activos, pasando porque el aumento del acceso global a Internet ha elevado la tasa de éxito de las películas consideradas éxitos de taquillahaciendo una parada en la compra de licencias de transmisión por parte de diferentes compañías de transmisión ayudando así a la venta de contenidos: la industria del entretenimiento produce más películas y programas de televisión en un período corto gracias a la mayor demanda.

Pero no todo son fríos números de billetes, acciones y finanzas. El aumento del número de películas realizadas durante un solo año ha logrado, por lógica, que la demanda de recursos humanos técnicos se dispare. Las oportunidades de trabajo a los equipos de realización de contenidos que pueden trabajar en proyectos pequeños y exitosos, contando con menos de diez actores pero empleando a cientos de profesionales es una constante. Y desde el lado social, se potencializa la creatividad de los jóvenes, afectando directamente en el cómo los géneros mismos inspiran. La ciencia ficción atrae a los jóvenes a lograr el éxito en su educación, carreras y buscar la innovación; los dramas legales exponen a los jóvenes a acercarse a los dotes de abogados y científicos forenses, a casos significativos y lenguaje judicial, lo que les permite volverse más apasionados no solo por las carreras de sus sueños, sino por el conocimiento de cuestiones que antes estaban restringidas a un sector socioeconómico.

DEBES LEER:   Most Watched Netflix Original Movies From 38 Countries Around the World

Sin embargo, algunas aristas de la sociedad fueron corrompidas por Internet. El caso más claro se ve en la piratería. Resumiendo lo que comenté al principio, sí es cierto que la expansión de Internet ha respaldado el crecimiento de la demanda de películas; también que ha eliminado el sistema de distribución previamente establecido en el que la gente compraba películas. El flujo moderado de la industria se volvió un pandemonio: cualquiera que tenga una copia de una nueva película puede compartirla en un sitio web de su elección, lo que hace posible que miles, y tal vez millones, de consumidores accedan al contenido de forma gratuita. El poder financiero de la industria antaño poderosa ha sido reducido, y la inmediatez de los resultados se argumenta como única y significativa: si no factura, no sirve, se descarta, se prueban nuevas ecuaciones y el dinero de la ganancia va atado a las regalías y no a la apuesta ciega. Las películas pierden relevancia tan pronto como se ven, el consumo desenfrenado dicta el camino. La vida se volvió un estrés constante.

DEBES LEER:   A Hora do Vampiro: Stephen King não sabe por que novo filme não foi lançado

Por otro lado, los grandes talentos son ignorados por estas masas consumidoras que tienen tantas opciones frente a sus narices. Los nombres actorales de peso no dan prestigio, solamente son engranajes en una tragamonedas: aparecen para sumar contante y sonante y no así calidad actoral. El caso de las producciones del MCU es bastante claro.

Y ni hablar del caso de la pornografía. Si bien la lógica dicta hacia una libertad absoluta de pensamiento y acción dentro de un marco legal coherente, lo cierto es que el aumento de producciones pornográficas no generó la empatía necesaria hacia ese costado: la cosificación de los cuerpos está tan latente y expuesta como antes… o más. Esto sin contar que el número de niños y jóvenes que acceden diariamente a sitios de pornografía se incrementó, sin ser este un problema mayor, sino que esas producciones no conducen a buen puerto: ver pornografía termina siendo una pérdida de tiempo más que una acción aleccionadora o gratificante para el conocimiento, y no solo por lo que mencioné antes de la cosificación, sino también porque sus guiones son de lo más bajo en calidad de la industria general.

El objetivo principal de hacer y ver películas es el entretenimiento. Internet, así como popularizó diferentes géneros, ayudó a diversificar, introduciendo así una alta tasa de individualización. Los peligros o negatividades del acceso son claros, pero van bajando a medida que se perfecciona el sistema.

El futuro es hoy, y se siente cada vez mejor.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario