<
>

Crítica: Narcos: México – 3ª Temporada


Cuando netflix lanzó la primera temporada de Narcos: México en 2018, teníamos a los actores Michael Peña y Diego Luna como los personajes principales de la serie, representando el viejo concepto de la persecución del gato y el ratón, en este caso, el agente federal de EE. UU. y narcotraficante del cartel de Guadalajara, respectivamente.

Tras la muerte del personaje interpretado por Michael Peña, promovieron a Scoot McNairy para pelear contra Diego Luna la siguiente temporada. Ahora llegamos a la tercera y última parte de Narcos: México de netflix. Recordando que el personaje de Luna termina siendo arrestado en el último episodio del volumen anterior, la pregunta sigue siendo: “¿Quién será promovido como el nuevo antagonista?”

Publicidad

No se puede cargar el anuncio.

Quizás, tras ver los primeros capítulos de esta nueva temporada, lleguen a la lógica conclusión de que el nuevo “villano” de la trama es Amado Carrillo Fuentes, papel del actor mexicano José María Yazpik. Curioso que, al concluir esta parte final, tendrás la oportunidad de darte cuenta de que en realidad todos los personajes mencionados nunca fueron los verdaderos protagonistas de esta producción de drama policial, ya que la verdadera estrella en el centro de todo lo visto en las tres temporadas. era: el país mexicano.

Narcos: México es una exploración trágica de la historia más reciente de una nación, que todavía se descarta superficialmente como el “lado equivocado de la sociedad”. Pero así como la vida se trata de demostrar una y otra vez que no todo es blanco y negro, tenemos la posibilidad de percibir algo mucho más complejo, plagado de matices.

DEBES LEER:   En Vivo Teofimo Lopez VS George Kambosos Jr.: horario de la pelea y donde ver la transmisión en vivo

Recordando que solo hay tres certezas en la vida: la muerte, la ley de la gravedad y la seguridad de que las drogas siempre llegan a manos estadounidenses. ¡¿Por qué no ?!

Antes de sumergirnos en la temporada final, deberíamos resumir lo que hemos visto hasta ahora en Narcos: México. Una serie original de netflix que explora los orígenes de la guerra contra las drogas en suelo mexicano, comenzando cuando los narcotraficantes eran una confederación libre y desorganizada de pequeños cultivadores y comerciantes independientes de marihuana. La producción dramatiza la creación y el surgimiento del Cartel de Guadalajara en la década de 1980, cuando Miguel Ángel Félix Gallardo (Diego Luna) unificó varias plazas o territorios para construir un infame imperio de la droga. El agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) Kiki Camarena (Michael Peña) traslada a su esposa e hijo de California a Guadalajara, asumiendo un nuevo puesto, donde rápidamente descubre que su misión será más desafiante de lo que jamás hubiera imaginado. Luego de la tortura y asesinato de Camarena por parte del cartel, el agente de la DEA Walt Breslin (Scoot McNairy) trae un pequeño escuadrón secreto de agentes a México para rastrear y castigar a Félix Gallardo y sus asociados.

Técnicamente, podemos elogiar mucho esta producción de netflix, principalmente: por las actuaciones del elenco, que revelan uno u otro destaque especial; además de la uniformidad visual, ya que la temporada cuenta con algunos nombres diferentes que dirigen cada uno de los episodios de Narcos: México, todos los cuales logran mantener una clara identidad de presentación.

DEBES LEER:   La escena de sexo fantasma hizo que la actriz le prohibiera a su hija ver Grey's Anatomy

En cuanto a cinematografía, nos sumergimos fácilmente en esta trama policial, que desde su génesis baña la pantalla de color rojo debido a las múltiples torturas y muertes presenciadas. Incluso es posible establecer un paralelo con el gran largometraje Sicário: No Man’s Land (2015) de Denis Villeneuve, que también abordó los mismos problemas que esta serie original de netflix.

En ambas producciones destacan las medidas de escala, sobre todo cuando vemos planos abiertos de ciudades mexicanas encabezadas por carteles que comandan el avance de las cosas allí. Tanto en la obra de Villeneuve como aquí, podemos observar la oposición entre el lugar (representante del destino severo) y el individuo (mero agente periódico).

Sin embargo, tal opulencia audiovisual sería de poca utilidad sin un elenco capaz de significar la carga de transitar por las arenosas carreteras mexicanas. Encontraremos actuaciones superlativas en Narcos: México, que señalan algunos destacados, como: José María Yazpik y Alejandro Edda, ambos representantes de miembros de cárteles.

Se piensa que la mayoría desconoce esta información, pero el actor / director brasileño Wagner Moura, quien protagonizó la versión original de Narcos para netflix, dirigió dos episodios de esta visión mexicana actual, en este caso, los capítulos titulados ‘Narcojuniors’ y ‘GDL’.

Recientemente, llegó a las salas de cine de todo el país la “polémica” Marighella, una obra fílmica que aborda los últimos años de la vida del protagonista asesinado por la dictadura militar brasileña. Esta fue la primera experiencia de Moura detrás de la cámara, donde lo hizo bien, considerando el factor de “navegante por primera vez”.

DEBES LEER:   Escena eliminada muestra al "hermano adoptivo" del héroe de Marvel

Volvió a asumir el rol de desarrollador de historias, y hay que decir que presentó un trabajo aún más contundente sobre Narcos: México, particularmente en el campo de acción.

Llama la atención que la experiencia del artista bahiano en la serie de películas Tropa de Elite, ambas dirigidas por José Padilha, motivó al protagonista a elaborar escenas de acción coreografiadas. Lo vimos en Marighella, y ahora nuevamente en la producción original de netflix.

Y es bueno decir que hubo una mejora considerable, ya que abandonaron el concepto de cámara temblorosa, que armoniza a través de la narrativa, pero es muy fatigoso, además de ser estéticamente (mucho) menos atractivo.

Para cuando los créditos finales de esta producción de netflix comiencen a rodar, posiblemente sentirán la carga trágica completa de los personajes centrales.

La tragedia es generalmente el tipo de género menos admirado por la mayoría del público, que se siente incómodo con este modelo de “la pequeña miseria es una tontería”.

(Recuerda: todos saben lo que prefieren, y esto hay que respetarlo por encima de todo)

Ahora, para los defensores y amantes de la tragedia griega, Narcos: México será una oportunidad para trabajar la humildad ante las marcas permanentes de la vida, así como una reflexión empática sobre las víctimas reales de un sistema que oprime a toda una nación, que parece destinada a Repetir ciclos sin descanso, sin nunca poder escapar de esta espiral que va de mal en peor.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario