<
>

Drive My Car es una joya cinematográfica introspectiva y profunda – DeportesEnVivo


Simplemente no podemos hablar de humanismo, introspección y espiritualidad sin hablar de algo que nos haya impactado en la literatura. Siempre he pensado que el arte afecta la vida y viceversa. En una sobremesa cualquiera con personas que nos importen un poco más de lo normal vertimos nuestros miedos, frustraciones y más profundos secretos ligados a experiencias que tienen que ver con alguna expresión artística: teatro, música, literatura, cine, danza; es que la expresión de otros y su visión de la vida es la que nos impacta, porque nos damos cuenta que no estamos solos.

Fuente: Bitters End

Drive My Car es una película tomada desde un libro de historias cortas de Haruki Murakami: Men without women y es su primer relato homónimo de cuarenta páginas que Hamaguchi Riûsuke ha adaptado como guion para esta película.

Al ver la cantidad de páginas de la historia y ver la duración de la película me impresioné. Hay libros enteros de más páginas que han sido condensados en menos tiempo o máximo las tres horas de duración del trabajo del realizador japonés. No quiero decir que sea un detrimento de su forma, al contrario: es esta forma la que la dota de mucho más fondo de lo que su relato original tiene.

La conversación que Drive My Car tiene con su espectador requiere mucho de este. Requiere su atención, más de la normal que daría a una película promedio de un director cualquiera, incluso de los más complicados como Darren Aronofsky con La fuente de la vida (2006) o Charlie Kaufman con I´m thinking of ending things (2020), ambos existencialistas, reflexivos y para muchos… difíciles de asimilar o terminar sus películas.

DEBES LEER:   Quatro sobreviventes de Ghostface vão retornar em Pânico 6
Fuente: Bitters End

Riûsuke Hamaguchi ha descrito personajes aún más profundos, psicológicamente más complejos y los vemos con tres historias que caminan de la mano casi desde que inicia la película, pero no son historias separadas con rupturas de tiempo, al contrario, se relacionan y dialogan unas con otras con relación a un solo personaje principal: Yûsuke (Hidetoshi Nishijima), un actor de teatro que esta trabajando en la adaptación de la obra de Chéjov, Tío Vanya (1899). Al ir adaptando y pensando en esta obra, Yûsuke, tiene una pérdida familiar importante y es aquí cuando su arte comienza afectar su vida y viceversa cuando debe viajar a otra ciudad a realizar el casting de los actores y es un road trip con una chofer que él desconoce lo que lo conecta nuevamente con él mismo, por medio de descubrir que no está sólo en la misma tristeza.

Fuente: Bitters End

Hamaguchi quiere todo con detalle. Lo dice siempre con su forma y narrativa por medio de una cinta con diálogos de Tío Vanya que su personaje principal repite en todo momento, no solo para aprender sus líneas con exactitud de tiempo, como si de una partitura se tratara, sino también para entender la pérdida de su emoción y el inicio de su propio hastío por todo, hasta por él mismo.

DEBES LEER:   The Origin Story Of Jackass Star Poopies' Nickname Is As Outrageous As We Imagined

Es así como la obra de Chéjov se relaciona tanto con la vida del personaje. El tedio de la vida diaria, de lo que se hace ya de forma automática, incluso cuando recibes elogios por lo que haces; el hastío de no ser lo que quieres ser, de no tener el amor que quieres tener, la profesión que siempre soñaste… Ese cansancio de todo y después cambiar para descubrir con nostalgia que lo que tenías era la felicidad.

Fuente: Bitters End

El personaje principal en Drive My Car y los demás que lo rodean, aun siendo secundarios, son tan complejos y tan completos que cada uno podría tener su propia historia aparte. Estos tres hilos sobre los cuales se construye esta historia en apariencia tienen un tono sombrío, pero incluso en los oscuros hay tonalidades que dan sentido a una pintura: por un negro azabache a un gris Oxford podemos saber en una obra impresionista que el amanecer está por llegar o que la noche arribó.

Digamos que este trabajo de Riûsuke se puede tomar como una obra impresionista en el cine que en apariencia es luminosa y apabullante, pero donde sus personajes esconden secretos en sus miradas, y son esos colores casi imposibles que dan la impresión de la más profunda oscuridad o de la luz más hermosa. El nivel de detalle que este director quiere plasmar con su guion es abrumador. Con su cámara describe la carretera, los dedos sosteniendo cigarrillos o los sentimientos de frustración y luto escondidos tras la expresión de absoluto estoicismo emocional.

DEBES LEER:   Best New Movies Added to Netflix This Week: May 14th-15th, 2022

Se destaca mucho el recurso de la meta historia tal cual la ocupa Pedro Almodóvar en sus películas, cuando la obra es casi parecida a la de su autor o la de sus elementos que la representan. Esta herramienta es utilizada por Hamaguchi con tremenda inteligencia y no abusa de esta más que al final donde nos da su última estocada al referirse a la pérdida, luto y la muerte con un último texto de Chéjov con uno de los más grandes silencios hablados en el cine.

Que Drive My Car haya ganado el Oscar como Mejor Película Extranjera es algo reduccionista para lo grande de esta obra tan compleja. Sin embargo, el no haber ganado Mejor Guion Adaptado es algo despectivo para su grandilocuencia descriptiva. ¡Esta película es bestial en todo sentido!

https://www.youtube.com/watch?v=-ofCqXmgx0E&ab_channel=TrailersyEstrenos

(function(d, s, id){ var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) {return;} js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario

Artículos Relacionados