<
>

Este hombre se convirtió en vikingo luego de ver una serie


En su vieja casa de piedra, el “primer vikingo de Bosnia” practica el lanzamiento de hachas rodeado de escudos y espadas. Su nombre es Stipe Pleic, pero ahora se hace llamar Ragnar Kavurson tras ver la famosa serie de televisión Vikingos sobre las proezas de los guerreros nórdicos.

Hace cinco años, este hombre grande, fornido y simpático empezó a fabricar armas inspiradas en las que se cree que usaban los piratas escandinavos cuando asaltaban gran parte de Europa entre los siglos VIII y XI.

Mira: La historia del vikingo que llegó a América antes que Colón

De regreso a su casa en Tomislavgrad, en el sur de Bosnia, tras diez años trabajando en obras de construcción en Alemania, quedó fascinado con la saga del legendario héroe Ragnar Lothbrok, narrada en la serie de televisión irlandesa-canadiense Vikingos, de Michael Hirst.

“Tenía mucho tiempo libre, porque vivo solo, y entonces viendo la serie vi el hacha de Ragnar, me gustó y quise hacer lo mismo”, dice este bosnio de 57 años, que también trabaja como conductor para el gobierno local.

Su aspecto se asemeja al de un vikingo, con el pelo recogido en una trenza, barba blanca, túnica con partes de cuero y brazaletes de guerrero.

DEBES LEER:   ¿Dahmer Star Jeremy Renner en Netflix? (dónde mirar)

Su taller parece un plató de cine, con un trono con hachas y reposabrazos cubiertos de piel de zorro.

También tiene escudos de color rojo sangre así como banderas suecas y noruegas, junto a grandes pósters de Travis Fimmel y Katheryn Winnick, los actores que en la serie interpretan a Ragnar y a su esposa Lagertha.

La vida del vikingo: Un ‘drakkar‘ en el jardín

En el jardín hay incluso una réplica de un ‘drakkar‘, la embarcación de fondo plano capaz de cruzar océanos que usaban los vikingos y que este hombre utiliza a veces para navegar en el cercano lago de Busko.

“La primera temporada es mi favorita. Primero me gustó la personalidad de Ragnar, pero para ser sincero, también me gusta Lagertha. Me tiene embelesado”, admite con una sonrisa.

En este país balcánico, donde la lealtad étnica se considera casi vital, Stipe Pleic, croata de nacimiento, cuyos antepasados católicos llegaron en el siglo XIX, se toma muy en serio su nuevo personaje pagano.

vikingo real

El ‘drakkar‘ en su jardín es una réplica que él mismo construyó. Foto: ELVIS BARUKCIC / AFP

Su nueva identidad está inspirada en Kavurci, el antiguo nombre de su pueblo cerca de Tomislavgrad en la época del Imperio Otomano, un derivado del turco para designar a los infieles.

DEBES LEER:   Primeras imágenes de la tercera temporada de Emily in Paris – DeportesEnVivo

“Ragnar Kavurson” ha fabricado cientos de hachas, lanzas, arcos, escudos, sillas, todo lo que ve en la serie. Su trabajo es meticuloso y puede tardar semanas en hacer hachas decoradas con motivos de las mitologías nórdicas y eslavas.

La mayoría de las hachas que regala a sus amigos o que vende por entre 25 y 300 euros (entre 27 y 335 dólares) llevan el sello rúnico “F”, un guiño a su apodo de la infancia, Flick.

También lee: Conoce al reparto y de qué va All of us are Dead, el K-Drama de zombies en netflix

“Un trozo de mí”

“Pongo un trozo de mí en cada una de estas hachas”, dice.

Su taller está equipado con gruesos tablones de madera donde cada día lanza sus hachas, solo o con amigos. “Este deporte es muy popular en Estados Unidos y Canadá. También es una disciplina recomendada por los psiquiatras. Es muy relajante”, dice.

Y no le faltan ideas: quiere organizar el campeonato bosnio de lanzamiento de hachas, construir un poblado vikingo para los turistas y medirse con sus compañeros de todo el mundo que se reúnen cada año en Wolin (Polonia) para celebrar un festival vikingo.

¿Qué es lo que le inspira en estos pueblos del norte de los que se sabe poco? “La vida en armonía con la naturaleza, la libertad”, responde.

DEBES LEER:   Nuevas películas y series en Netflix: 23 de septiembre de 2022

“Con esta historia, mi vida ha dado un giro de 180 grados. Mis objetivos son diferentes”, dice. “En Alemania ganaba más dinero en un día del que ahora gano en un mes. Pero no estaba contento. Ahora soy feliz“.

Ragnar Kavurson pone mucha atención en los detalles de las armas que crea. Foto: ELVIS BARUKCIC / AFP

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario