<
>

Los aciertos de ‘The Chair’ de Netflix sobre el mundo de la academia

the chair netflix2


¿Qué tan interesante puede ser una historia universitaria desde el punto de vista de sus profesores? Como actual docente de una universidad privada y antigua estudiante de posgrado, mi opinión de La silla (O La Directora) quizás no sea la más objetiva, pues son poquísimas las oportunidades que he tenido de ver a mi profesión representada a través de la ficción.

Sin embargo, incluso si no te encuentras en una relación amor-odio con la academia, La silla tiene mucho que ofrecer.

Protagonizada por Sandra Oh (Matando a Eva, Anatomía de Grey) y acompañada por el indie querido Jay Duplass (Transparente, Unión) y la brillantísima Holland Taylor (Dos hombres y medio, legalmente rubios), la serie aborda temas como el duelo, la familia, la cultura de lo políticamente correcto y las batallas generacionales.

Te interesa: 14 series de netflix, HBO Max y otras plataformas para echarte en un fin de semana

Ahora bien, si tú como yo perteneces a este mundo, o simplemente quieres darle la oportunidad a un nuevo drama, estos son los aciertos que encontré en La silla sobre el mundo de la academia:

Lo difícil que es ser mujer en la academia

Fresca de su éxito en Matando a Eva, Sandra Oh interpreta a Jin-Yoo, una académica de la ficticia Universidad de Pembroke, quien se convierte en la primera mujer Directora del Departamento de Inglés.

En un Departamento dominado por hombres septuagenarios negados a retirarse, ninguna celebración o reconocimiento terminan por afianzar la autoridad de Jin-Yoo sobre sus colegas y superiores.

Desesperada por mantener el barco a flote, Jin-Yoo se enfrenta una y otra vez con lo que implica ser la “primera mujer”: desde demandas de su vida laboral y expectativas en su vida personal, hasta el escepticismo de más de un miembro de la “vieja escuela”.

Cuando estudié la maestría, el 80% del cuerpo académico y cinco de siete miembros de la Junta de Directores eran hombres, idénticos a los personajes de La silla. Una búsqueda rápida en Google bastó para darnos cuenta por qué el 90% de las lecturas de nuestras clases eran de (sí, ¡adivinaste!) autores hombres, con una que otra mujer por ahí para cumplir la cuota.

Checa: ‘The Medium’, la peli de terror asiática de la que todo mundo está hablando

DEBES LEER:   Avance y fecha de estreno de la segunda temporada de Locke & Key – DeportesEnVivo

Checa el tráiler de La Directora:

La eterna pelea de profesores VS administrativos

En medio de una lucha por mantenerse vigentes y ante la caída en el número de inscripciones, el Departamento de Inglés de Pembroke se encuentra desesperado. La batalla entre la protagonista, sus colegas y las demandas comerciales de la Universidad es uno de los temas predominantes en la serie, retratando un escenario muy cercano a la vida real.

Desde apostar por la carrera de profesoras jóvenes como la Dra. Yasmin McKay (interpretada por Nana Mensa), intentar orillar a los dinosaurios a retirarse, hasta invitar a celebridades de Hollywood a impartir seminarios, La silla refleja con precisión y un toque de humor una de las luchas más predominantes del mundo de la academia.

Para leer a gusto: La historia de las mujeres en los billetes de México

La importancia de las Relaciones Públicas

Reuniones interminables, negociaciones con administrativos, cenas laborales, fiestas aburridísimas … Parece que Jin-Yoo pasa más tiempo cultivando las Relaciones Públicas del Departamento y cuidando los frágiles egos de sus colegas que intentando diseñar estrategias para mantenerlo vivo.

Poco a poco, Jin-Yoo va percatándose de todo lo que implica ocupar este puesto, lo que se espera de ella y todo lo que tiene que sacrificar por un cargo que no tiene tanto poder como ella pensaba.

La lucha de egos inflados por décadas

La academia, como buena estructura jerárquica, está poblada por profesionales con egos de tamaños colosales, alimentados por años y años de reverencia y admiración dentro de un pequeño ecosistema.

La silla es un excelente retrato de qué tan egocéntricos podemos llegar a ser los académicos: desde ostentar nombramientos que no significan nada fuera de la Universidad, hasta vivir del éxito del pasado para aferrarnos al (poco o mucho) poder que podemos ejercer sobre colegas y directivos.

DEBES LEER:   ¿Habrá una nueva temporada?

Jamás olvidaré cuando solicité el CV de uno de mis colegas profesores para presentarlo en un evento y recibí un archivo PDF con 25 páginas. Leerlo completo hubiera consumido 10 de los 15 minutos que duraba su intervención, mientras que la negociación para resumirlo duró media hora que nunca tendré de vuelta.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario