<
>

¿Por qué no tiene tanto impacto la música y canciones de anime en nuestra región? – DeportesEnVivo


Chala Head-Chala (Dragon Ball Z), Abuelito, dime tú (Heidi), Si me buscas tú a mi (Candy Candy), Pegasus Fantasy (Saint Seiya), Legendaria luz de Luna (Sailor Moon)… Y así nos podemos seguir, evocando sus memorias auditivas de tu infancia otaku. Pero eres un otaku joven, adulto o veterano, y todo eso ya se fue… ¿o acaso recuerdas a la perfección el nombre e intérprete de alguno de los anime del año pasado? ¿De la temporada pasada? Difícilmente… pero, ¿por qué? ¿Acaso ya no son tan buenos?

https://www.youtube.com/watch?v=39mbBe7Nv7I

https://www.youtube.com/watch?v=cie7scVUdQE

¡Muy lejos de ello! De hecho, la industria musical japonesa lucha incesantemente porque sus artistas consigan hacerse de un single que se coloque al inicio o final (opening/ending) de un anime, incluso si es desconocido, pues muchos de ellos pueden llegar a hacerse famosos, y con ello detonar el éxito de artistas incluso desconocidos.

Otakus japoneses pagan varios miles de yenes al mes para adquirir sencillos digitales y adquieren en preventa ediciones en CD y vinyl, haciendo más fructífera y redonda la industria musical/anime allá.

DEBES LEER:   El idiota favorito de Dios parte 2 no llegará a Netflix en agosto de 2022

Y entonces… ¿por qué en Latinoamérica no existen esta fama y ventas?

Hay quien acusa la fiebre coreana con su genial y llamativo K-Pop, pero francamente no creemos que sea así, al menos en forma despectiva hacia esa fabulosa música –que por cierto también decora de forma genial sus k-dramas y películas).

https://www.youtube.com/watch?v=mIUKIpXDSfA

Más bien el error deriva en que Japón se centró en distribuir de forma magnífica su anime más allá de sus fronteras, y aunque ha hecho un gran esfuerzo porque su otreo mercado paralelo –las figuras para coleccionista– también se distribuyan a precios más o menos justos, pareciera que se olvidaron del factor musical, haciendo que el otaku latino actual simplemente tenga poco o nulo interés en revestir sus aficiones con scores o canciones de la gran calidad que tienen joyas como Attack on Titan, My Dress-Up Darling, Jujutsu Kaisen o Demon Slayer.

Sí claro, hay astros del tamaño de LiSA con Sword Art Online o los legendarios L’Arc~en~Ciel resucitando con sagas como Edens Zero. Pero hasta allí.

DEBES LEER:   ¿Cuál es la conexión entre Rose y [SPOILER] en El hombre de arena?

https://www.youtube.com/watch?v=vnO2R66BaYo

Y curiosamente las plataformas allí están, por ejemplo con Spotify estrenando el genial álbum Kaguya Ultra Best de Kaguya-sama: Love is War.

Pero hace falta una promoción aún mayor por parte de Japón y canales como Funimation, Crunchyroll y hasta netflix para que este mercado sea mejor explotado.

¿Imposible?

No, pero hará falta mucho trabajo para “re-programar” a la actual generación otaku para que cante hoy Fantastic Illusion (Magical Sempai) o Onegai Muscle (How Heavy Are the Dumbbells You Lift?) hoy, tal como nosotros cantábamos Tun, tun, tun, tun caminar (Remi) hace unos 35 años.

(function(d, s, id){ var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) {return;} js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario