<
>

Real Madrid: Un Real Madrid a contracorriente


A los aficionados del Manchester City todava les duraban los efectos de la borrachera de ftbol y goles que acababan de presenciar cuando los periodistas ingleses les pedan sus impresiones a las puertas del Etihad. Pese a estar habituados a disfrutar cada semana del mejor fútbol que se juega en Europa, lo que su equipo y el real madrid les haban ofrecido fue un espectáculo de una belleza inc

comparable, algo adictivo

: “Ha sido el mejor partido en aos, ha tenido de todo… Queremos ms de esto!”, exclamaba un seguidor ‘citizen’ tan eufrico como precavido por la exigua renta a administrar en el temible Bernabu de las noches europeas.

En unos tiempos en los que el fútbol vive encorsetado por las tácticas y dominado por la intensidad, el vigor, la presión alta y el bloque bajo hay algo contracultural, incluso potico en este real madrid eterno, intemporal, que se resiste a los dictados de las modas y las pizarras empeado en imponer su jerarqua futbolstica viviendo a su manera resucitar yando cuantas veces sean necesarias despus de hacer malabarismos al borde del precipicio.

DEBES LEER:   ¿De qué murió Darío Gómez?

En casa del conjunto ms coral, aquel que controla mejor que ningn otro todos los resortes tcticos del juego bajo las directrices de un entrenador metdico y perfeccionista hasta lo obsesivo (rasgo distintivo de los genios), va el Madrid con su bandera y se lanza a un vertiginoso intercambio de golpes, un partido loco del que sale vivo pese al tiroteo que llega a sufrir durante muchos momentos. Porque sólo hay un equipo capaz de sobreponerse a un partido nefasto de toda su defensa precisamente ante este Manchester City que circula la pelota como nadie partiendo de una movilidad constante de sus habilidosos atacantes, lo que les hace más complicados de sujetar.

De Bruyne, Foden, Mahrez, Bernardo Silva y Gabriel Jess resultaron una pesadilla para un Madrid que además no contaba con Casemiro, su mejor corrector posicional. La asfixiante presin sobre el inicio de las jugadas blancas deja a Kroos ya Modric sin el baln.

DEBES LEER:   La garantía para conquistar la Champions está en la defensa

Y en un partido de ida y vuelta a semejante ritmo, si no tiene la pelota a Kroos cada vez se le notan más las costuras. Pero este real madrid integrado por una generación de futbolistas legendarios que han jugado diez semifinales en las doce últimas ediciones ganando cuatro Champions en cinco años conoce todos los recursos y rendijas de esta competición.

Semejante experiencia les permite relativizar la gravedad de los malos momentos durante un partido para sobreponerse y estabilizarse en pie, agazapados a la espera de su oportunidad, que siempre acaba apareciendo. Entonces solo queda confiar en la incomparable calidad de Benzema o de Modric,

viejos rockeros empeados en que nada ni nadie les estropee la que puede ser su ultima gran actuacion.

O la penltima, no cometamos de nuevo el error de darles ya por amortizados.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

.

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Siguiente

Deja tu comentario