<
>

una historia que necesitaba ser renovada – Laboratorio de Spoilers

captura de pantalla 2021 09 18 a las 1.13.41 p.m.


Por Ana Zimel

Cuando vi por primera vez que se iba a hacer otra versión más de La Cenicienta y con Camila Cabello pensé no es necesario. Mi prejuicio me decía que iban a repetir hasta el cansancio esta historia sin aportar nada nuevo. Pero el soundtrack me llamaba la atención, y al saber que era un musical no me pude resistir. Nunca puedo resistirme a un buen musical.

Pensé también que era de Disney, pero no. Es de Amazon, así que quizás las cosas podían ser distintas de una buena vez. Y me preparé para que la vida me sorprenda por casi 2 horas, aunque más no sea por la música o los bailes.

La película comienza igual que muchos musicales de Broadway, presentando al pueblo y la ciudad con un gran número musical de apertura. Si bien es una escena muy parecida a La Bella y La Bestia, también podríamos decir que comienza como Drácula, El Fantasma de la Ópera o Hamilton. Así que esto lo que marca es el tono. Ya desde el comienzo la banda sonora llama la atención con un tema reversionado de Janet Jackson y de Des’ree. Es la antesala de lo que será todo el soundtrack, que combina covers clásicos con canciones originales especialmente escritas para la película. A lo largo del film la banda sonora además nos trae toques de música clásica entrelazados en los ritmos modernos. Esto también lo hace con la coreografía, al mejor estilo Corazón de Caballero.

Introduce también recursos de las tragedias griegas, como la utilización del coro, que es el encargado de explicar lo que va sucediendo, anticipar lo que va a pasar o acotar con reacciones. Esto lo hace de dos maneras distintas muy originales, como la incorporación de literalmente un coro, o a través de un especie de juglar moderno que rapea (Doc Brown).

DEBES LEER:   ¿Copshop está en Netflix?

Hasta acá la película pintaba bien. Me sorprendía desde muchos aspectos. Tengo que decir que cuando comienza a cantar el Príncipe Robert (Nicolás Galitzine: Jóvenes Brujas: nueva hermandad) un dúo con Ella (Camila Cabello) parecía un poco un capítulo de Glee. Tuve una sensación ambivalente porque un poco me gustaba y otro poco me molestaba. Pero no es tan grave.

Hay grandes cambios en cuanto a la trama. Por un lado le da un propósito a personajes que prácticamente estaban de adorno, como la Reina Beatriz (Minnie Driver) o la Princesa Gwen (Tallulah Greive). Profundiza en las necesidades de los personajes más allá del rol que les fue asignado en la historia, tienen aspiraciones nuevas, se preguntan cosas. Y presenta un justificativo de por qué los personajes malos son malos, les da un contexto, los enriquece y los hace tridimensionales.

El cast está elegido obviamente para vender, ya que está lleno de nombres conocidos. Pero están bien aprovechados. Si bien algunos son personajes bastante pequeños como el del Fabuloso Hada Madrina (Billy Porter: Pose), dejan su marca y enriquecen la historia. Los ratones aportan un momento muy gracioso y tienen una dinámica bastante divertida, con algunos guiños para los adultos. Y el Rey Rowan (Pierce Brosnan: Oh mamá) se burla de sí mismo y se anima a cantar un poco otra vez. Casi todas las actuaciones están muy bien, no hay nadie que sea desastroso y eso es un montón.

DEBES LEER:   ¿Por qué DEBES VER (o volver a ver) Seinfeld en Netflix – DeportesEnVivo

El vestuario es bien interesante, variado y colorido. Le aporta mucha luminosidad a todo el film. Y los números musicales son geniales. Para una amante de los musicales como yo no se puede más que acostarse boca abajo, balancear las piernas y poner ambas manos bajo el mentón.

Podemos decir muchas cosas sobre esta película. Podemos decir que toma un poco de acá y otro de allá, por las reminiscencias a cosas que ya conocemos. Pero tenemos que recordar que la historia no está destinada a nosotrxs que ya consumimos muchas películas, sino a niñxs para los cuales todo es nuevo y está bien traerles distintas e interesantes maneras de contar historias, aunque nos parezcan repetidas.

No importa si la historia busca de una manera obvia tener una mirada feminista, cuestionar los mandatos, no importa si se le ven los hilos. Tampoco importa si hace un esfuerzo por lograr un elenco diverso lleno de diferentes etnias, distintos prototipos de hombres, mujeres y queers. Lo importante es que haya una representación amplia para que cada vez más gente se identifique. Era necesario tener una versión más actual de uno de los cuentos más influyentes en la formación de las mentes de les más pequeñxs y no tanto.

Cómprame un café

Te agradezco muchísimo que pases por acá y espero que disfrutes de nuestro contenido. Si podés, no es obligación, invitame con un cafecito así puedo seguir trayendo nuevo material todas las semanas, así puedo seguir haciendo lo que más me gusta, que es escribir y ver series y películas. Y me acerca un poco más a cumplir mi sueño de vivir de esto. Gracias por seguirnos.



Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario