<
>

Youseum, el museo de las selfies donde pagas para tomarte fotos


¿Es un reflejo de la “era de los 2020” o el retrato de una generación narcicista? En Estocolmo, el último de los llamados “museos del selfie” ofrece un marco colorido para los adeptos de Instagram y TikTok.

Presentado como “una experiencia interactiva para las redes sociales”, el Youseum (un juego de palabras entre ‘tú’ y ‘museo’ en inglés), en la periferia de la capital sueca, no alberga obras de arte colgadas en paredes blancas.

Te interesa: Para que te armes el tour: 5 lugares para tomarte fotos chulas en CDMX

Y el precio de su entrada, más de 30 dólares(casi 600 pesos), se acerca más al de un parque de atracciones que al de un museo convencional.

Aquí, los visitantes se pasean por salas de colores vivos y decoración excéntrica, destinadas a ofrecer un escenario atractivo para las fotografías y los videos que los visitantes cuelgan en sus redes sociales.

“Aquí, se pueden tomar fotos divertidas y crear contenido genial para Instragram o Facebook. Y si están en TikTok, tienen el lugar perfecto para hacer los videos de esta red”, explica Sofia Makiniemi, una de las responsables del lugar.

Detrás de ella está la “sala emoji”, repleta de bolas azules y amarillas representando las archiconocidas caras sonrientes.

DEBES LEER:   Dónde seguir a los actores en Instagram

En las decenas de otras salas temáticas, uno se puede hundir en una piscina con bastones de espuma simulando caramelos en una zona inspirada en la Costa Azul francesa, posar bajo brillantes neones o sentarse en un columpio rosa gigante.

“Hay iluminación, música TikTok, golosinas, todas las cosas que nos gustan”, celebra Zeneb Elmani, de 18 años, que visita el lugar con un grupo de amigos.

A la estudiante le encanta que el lugar tenga la atmósfera “de la era de los años 2020”.

“¡Dios mío, es demasiado lindo!”

Situada en un centro comercial, el Youseum “es un museo interactivo donde puedes crear el arte que quieres ver”, asegura Makiniemi.

Tras dos primeros espacios lanzados en los Países Bajos por el gigante inmobiliario comercial Westfield, Suecia es el segundo país en acoger uno.

Abrió a mediados de marzo en un centro gigantesco de la empresa en Solna, en la periferia de Estocolmo. Hay otros proyectos anunciados en Alemania o en Dubái.

La era de las redes sociales y sus influencers va acompañada de crecientes advertencias sobre los posibles riesgos para la salud mental de adolescentes y jóvenes, especialmente chicas.

“Es gran parte de nuestra sociedad hoy en día. Entonces, ¿por qué no intentar hacerlo más creativo?”, defiende Makiniemi.

Las jóvenes colegialas que visitan el recinto ese día no muestran motivos de preocupación.

“Encuentro que este lugar es lindo para la gente a la que le encanta hacer fotos. Es demasiado lindo aquí, Dios mío, es demasiado lindo”, exclama Chaymae Ouahchi, de 18 años.

La joven no se ve a sí misma como una influencer y asegura que es “una persona muy reservada”.

DEBES LEER:   Los 7 Pokémon de tipo hada más feos de la historia

Generaciones pasadas puede que tuerzan el gesto al escuchar calificar como “museo” un lugar consagrado a hacerse autorretratos con el celular o puede que se resignen, como Bill Burgwinkle, un profesor de 70 años de visita con su sobrina.

“Creo que es demasiado tarde para preocuparse. El mundo es así ahora”, asegura.

Antes de que te vayas: Los murales reviven comunidades en Honduras: el trabajo de artistas mexicanos en los “pueblos selfie”



Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario